SEXUALIDAD EN LA ADULTEZ Y LA TERCERA EDAD

Las transformaciones físicas del cuerpo a medida que crecemos tienen una gran influencia en la sexualidad. Este informe lo lleva por las diversas fases de la respuesta sexual y explica cómo afecta a cada una la edad. También aprenderá la forma en que las enfermedades crónicas, los medicamentos comunes y las cuestiones emocionales pueden influir en la capacidad sexual. Por último, encontrará una explicación detallada de varios tratamientos médicos, servicios de asesoramiento y técnicas de autoayuda para responder a los tipos de problemas sexuales más comunes.

SEXUALIDAD EN LA ADULTEZ Y LA TERCERA EDAD Cover

What to do about Erectile Dysfunction

With all the ads on TV and in magazines heralding pills to treat erectile dysfunction (ED), it’s tempting to think that treatment for ED begins and ends with Viagra, Levitra, and Cialis. But it’s important to be aware that many men can ease, or even reverse, ED by making simple lifestyle changes — such as losing excess weight and quitting smoking — that also are likely to boost their overall health and reduce their chances…

Learn More »

El paso de los años deja su marca en el cuerpo, la mente y las emociones. Algunos de estos cambios son para bien, otros son menos deseables. El sexo no es una excepción. Muchos de los cambios físicos que ocurren con la edad tienen efectos notables sobre la sexualidad. Las preocupaciones relacionadas con el sexo y el envejecimiento pueden incluir tardar más tiempo para excitarse, erecciones más suaves en los hombres, menos lubricación vaginal en las mujeres, y orgasmos menos intensos. Ciertos medicamentos y enfermedades (como la diabetes, la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas y la artritis) también pueden crear dificultades sexuales. Sin embargo, usted puede superar estos problemas y disfrutar de una mejor vida sexual. En este informe se explican tratamientos, medicamentos y técnicas de autoayuda que pueden resolver los problemas sexuales comunes.

Fue preparado por los editores de Harvard Health Publications en consulta con Alan Altman, M.D. , Profesor Clínico Auxiliar de Obstetricia, Ginecología y Biología Reproductiva de la Facultad de Medicina de Harvard, y Suki Hanfling, MSW, LICSW, Terapeuta Sexual Certificada AASECT, Fundadora y Directora del The Institute for Sexuality and Intimacy, en Belmont, Massachussets (2009)

Sexualidad en la adultez y la tercera edad

 

Entender la sexualidad

¿Qué entendemos por “sexo”?

Su anatomía sexual

Etapas de la respuesta sexual

El impacto del envejecimiento

¿Qué es la disfunción sexual?

 

Actitudes acerca de la sexualidad y el envejecimiento

 

Problemas emocionales y sociales

La falta de pareja

Problemas en la relación de pareja

La revolución del Viagra

Temor al fracaso sexual

Imagen corporal y autoestima

Expectativas y experiencias anteriores

Problemas causados por el estrés y el estilo de vida

 

Sexualidad y problemas de salud

Enfermedad cardíaca

Hipertensión arterial

Diabetes

Artritis

Cáncer

Depresión

Medicamentos

 

Tratamiento de problemas sexuales comunes

Disfunción eréctil

Libido baja

Trastorno de excitación sexual en la mujer

Terapia hormonal posmenopáusica: Respuestas a sus preguntas

Dolor vaginal (dispareunia)

Dificultades en el orgasmo

 

El papel de la terapia sexual

Qué esperar durante la terapia sexual

Focalización sensorial: la base de la terapia sexual

 

Ayúdese a tener una mejor vida sexual

Hable con su pareja

Utilice estrategias de autoayuda

Mantenga una buena salud

Haga que el sexo sea nuevamente divertido

 

Recursos 

Ayúdese a tener una mejor vida sexual 

Sin importar si el problema es grande o pequeño, hay mucho que usted puede hacer para que su vida sexual vuelva a tomar el camino adecuado. Comunicarse con su pareja, llevar un estilo de vida saludable, valerse de algunos de los excelentes materiales de autoayuda disponibles en el mercado y simplemente divertirse pueden serle de ayuda para enfrentar los momentos difíciles.

Hable con su pareja

Para muchas parejas resulta difícil conversar acerca del sexo, incluso en las mejores circunstancias. Cuando ocurren problemas sexuales, los sentimientos de dolor, vergüenza, culpa y resentimiento pueden impedir completamente las conversaciones. Dado que la buena comunicación es la base de una relación sana, establecer el diálogo es el primer paso no sólo para tener una mejor vida sexual, sino también para tener un vínculo emocional más estrecho. Los siguientes son algunos consejos para abordar este delicado tema.

Encuentre el momento adecuado para conversar. Existen dos tipos de conversaciones sobre sexo: las que ocurren en el dormitorio y las que ocurren en cualquier otro lugar. No hay problema en decirle a su pareja qué le hace sentir bien mientras están haciendo el amor, pero es mejor esperar hasta que estén en un lugar más neutral para analizar los temas más complicados, como los problemas en el orgasmo o las diferencias en su deseo sexual.

Evite la crítica. Exprese las sugerencias en términos positivos, como “De verdad me encanta cuando acaricias suavemente mi cabello”, en lugar de concentrarse en los puntos negativos. Aborde la situación como un problema por solucionar y no como algo para lo cual es necesario encontrar un culpable.

Confidencie a su pareja los cambios que está experimentando su cuerpo. Si los bochornos la mantienen despierta en la noche o si la menopausia le ha provocado resequedad vaginal, coménteselo a su pareja. Es mucho mejor que él sepa qué es realmente lo que sucede a que interprete estos cambios físicos como una falta de interés. Asimismo, si ya no puede tener una erección sólo pensando en el sexo, enseñe a su pareja a tocarlo en lugar de dejarla pensar que ella ya no es lo suficientemente atractiva como para excitarlo.

Sea honesto. Tal vez piense que fingiendo un orgasmo evita dañar los sentimientos de su pareja, pero lo que en realidad está haciendo es caminando por una pendiente resbalosa. Por desafiante que le parezca hablar sobre cualquier problema sexual, el nivel de dificultad se dispara cuando el problema se oculta con años de mentiras, dolor y resentimiento.

No compare el amor con el desempeño sexual. Cree una atmósfera de cariño y ternura. No se culpe a usted ni tampoco a su pareja por sus problemas sexuales. En lugar de hacerlo, concéntrese en mantener la intimidad emocional y física en su relación.

Otro tema posiblemente delicado que vale la pena analizar es lo que ocurrirá después de que uno de los dos muera. En las parejas que disfrutan de una vida sexual saludable, es probable que la persona que sobreviva quiera buscar una nueva pareja. Expresar disposición a esa posibilidad mientras ambos están vivos seguramente aliviará la culpa y hará que el proceso sea menos difícil para la persona que sobreviva.

Utilice estrategias de autoayuda

Nunca antes fue tan fácil tratar los problemas sexuales. De necesitarlos, existen terapeutas sexuales profesionales y nuevos medicamentos revolucionarios a los que usted puede recurrir. Sin embargo, usted puede solucionar pequeños problemas sexuales haciendo unos cuantos ajustes en la forma en que hace el amor. Los siguientes son algunos consejos que usted puede poner en práctica en casa.

Infórmese. Existe una enorme cantidad de excelente material de autoayuda para cada tipo de problema sexual. Busque en Internet o en su librería más cercana, seleccione algunos recursos pertinentes para su caso y úselos para ayudarse usted y a su pareja a estar más informados sobre el problema. Si hablar del tema en forma directa les resulta demasiado difícil, ambos pueden subrayar pasajes que les gustaron en especial y compartirlos.

Dése tiempo. A medida que pasan los años, su respuesta sexual será cada vez más lenta. Usted y su pareja pueden mejorar las posibilidades de tener éxito si encuentran un lugar cómodo y tranquilo, donde puedan hacer el amor sin interrupciones. Además, comprenda que los cambios físicos que ocurren en su cuerpo significan que necesitará más tiempo para excitarse y llegar al orgasmo. Si lo piensa bien, dedicar más tiempo a hacer el amor no es malo; incorporar estas necesidades físicas a su rutina amorosa puede abrir las puertas a un nuevo tipo de experiencia sexual.

Use lubricantes. Generalmente, la resequedad vaginal que empieza en la perimenopausia se puede corregir fácilmente con gel y líquidos lubricantes (consulte la página 78). Utilícelos generosamente para evitar el dolor durante el sexo, un problema que se puede transformar en una bola de nieve, disminuyendo la libido y aumentando las tensiones en la pareja. Cuando los lubricantes ya no funcionen, analice otras opciones con su médico.

Mantenga las muestras físicas de afecto. Aun cuando el problema le haga sentir cansado, tenso o enojado, besarse y abrazarse con cariño es fundamental para mantener el vínculo físico y emocional.

Practique las caricias. Las técnicas de focalización sensorial (consulte la página 104) que el terapeuta sexual utiliza pueden ayudarle a restablecer la intimidad física sin sentirse presionado. Muchos videos educativos y libros de autoayuda ofrecen variaciones de estos ejercicios. Además, es posible que quiera pedirle a su pareja que lo toque como a él o a ella le gustaría que lo tocaran. Esto le dará una mejor idea de cuánta presión, desde la más leve a la más fuerte, debería utilizar.

Pruebe distintas posiciones. Crear un repertorio de diferentes posiciones sexuales no sólo aumenta el interés en hacer el amor, sino que también puede ayudarle a superar algunos problemas. Por ejemplo, la mayor estimulación en el punto G que ocurre cuando el hombre penetra a su pareja desde la parte posterior, puede ayudar a la mujer a alcanzar el orgasmo.

Escriba sus fantasías. Este ejercicio puede ayudarle a explorar posibles actividades que, a su juicio, podrían excitarlo a usted o a su pareja.

Practique ejercicios Kegel. Hombres y mujeres pueden mejorar su capacidad sexual, ejercitando sus músculos del suelo pélvico. Para realizar estos ejercicios, tense el músculo que usaría para intentar dejar de orinar cuando ya lo está haciendo. Mantenga la contracción por dos o tres segundos y luego relaje el músculo. Repítalo 10 veces. Intente hacer cinco secuencias al día. Si bien estos ejercicios se pueden practicar en cualquier lugar (mientras conduce, sentado en su escritorio o de pie en la fila para pagar), en las mujeres son más eficaces si utiliza pesas vaginales para aumentar la resistencia muscular. Pregunte a su médico o terapeuta sexual dónde conseguirlas y cómo utilizarlas.

Intente relajarse. Antes de tener sexo, hagan juntos algo que los relaje, como jugar o compartir una linda cena fuera de casa. O bien, practiquen técnicas de relajación como yoga o ejercicios de respiración profunda.

Use un vibrador. Este dispositivo puede ayudar a la mujer a aprender sobre su propia respuesta sexual y le permite demostrar a su pareja qué es lo que le gusta.

No se rinda. Si ninguno de sus esfuerzos parece rendir frutos, no se rinda. Lo más problable es que su médico pueda determinar la causa de su problema sexual y tratarlo con medicamentos. Además, puede ponerlo en contacto con un terapeuta sexual que les ayude a explorar los problemas que pudieran estar impidiéndoles disfrutar de una vida sexual satisfactoria.

Mantenga una buena salud

Su bienestar sexual va de la mano con su salud mental, física y emocional general. Por lo tanto, los mismos hábitos saludables con los que aspira a mantener su cuerpo en forma pueden ayudarle mantener una vida sexual saludable.

Ejercítese, ejercítese, ejercítese. La actividad física es la primera y principal conducta saludable que puede mejorar su funcionamiento sexual. Dado que la excitación depende en gran parte del buen flujo sanguíneo, los ejercicios aeróbicos (que fortalecen su corazón y vasos sanguíneos), son fundamentales. Además, los ejercicios ofrecen muchísimos más beneficios para su salud, desde evitar la enfermedad cardíaca, la osteoporosis y ciertos tipos de cáncer hasta mejorar su ánimo y ayudarle a dormir mejor. Además, no olvide incluir el entrenamiento de fortalecimiento muscular.

No fume. Fumar contribuye a la enfermedad vascular periférica que afecta el flujo sanguíneo al pene, el clítoris y los tejidos vaginales. Además, las mujeres que fuman tienden a comenzar la menopausia dos años antes que las que no lo hacen. Si necesita ayuda para dejar este hábito, utilice chicles o parches de nicotina o pida a su médico información sobre el medicamento bupropión.

Tome alcohol en forma moderada. Algunos hombres que sufren disfunción eréctil descubren que uno o dos tragos pueden ayudarle a relajarse; sin embargo, el abusar del alcohol puede empeorar la situación. El alcohol puede inhibir los reflejos sexuales, pues embota el sistema nervioso central. Tomar en exceso durante mucho tiempo puede dañar el hígado, lo cual en el hombre se traduce en una mayor producción de estrógeno. En las mujeres, el alcohol puede gatillar los bochornos y hacer que despierte una y otra vez durante la noche, problemas complejos ya presentes en la menopausia.

Coma bien. La ingesta excesiva de comidas grasas se traduce en obesidad y colesterol alto en la sangre, dos de las principales causas de la enfermedad cardiovascular. Además, el sobrepeso promueve el letargo y debilita la imagen que usted tiene de su cuerpo.

Úselo… o lo perderá. Cuando el estrógeno disminuye durante la menopausia, las paredes vaginales pierden parte de su elasticidad. Usted puede hacer más lento este proceso o incluso, revertirlo, gracias a la actividad sexual. Si el coito no es una opción, la masturbación es igualmente efectiva, aunque para las mujeres sólo es eficaz con el uso de un vibrador o consolador. En el caso de los hombres, pasar largos períodos sin tener una erección puede privar al pene de parte de la sangre rica en oxígeno que necesita para mantener un buen funcionamiento sexual. El resultado es que en las células de los músculos se forma algo parecido a una cicatriz, lo cual impide que el pene se expanda cuando aumenta el flujo sanguíneo.

Haga que el sexo sea nuevamente divertido

Incluso en la mejor relación, el sexo puede volverse aburrido con los años. Pero con un poco de imaginación, usted puede volver a encender la chispa.

Aventúrese. Tal vez nunca han tenido sexo en el suelo de la cocina ni en un lugar apartado en el medio del bosque; quizás éste sea el mo mento de intentarlo. También podrían ver películas o libros eróticos. Incluso la picardía que sienten con sólo revisar una película para adultos en la tienda de videos de la esquina puede darles ganas de jugar.

Sea sensual. Cree un entorno para hacer el amor que apele a sus cinco sentidos. Concéntrese en el suave roce de la seda sobre su piel, el ritmo del jazz, el aroma de las flores de la habitación, la suavidad de la luz de una vela y el sabor de una fruta madura y jugosa. Utilice esta mayor conciencia sensual cuando haga el amor a su pareja.

Juegue. Deje mensajes de amor en el bolsillo de su pareja para que los encuentre más tarde. Tomen juntos un baño de burbujas; la cálida y agradable sensación que se experimenta al salir de la tina invita a tener sexo. Háganse cosquillas. Ríanse.

Sea creativo. Aumente su repertorio sexual y varíe sus rutinas. Por ejemplo, si está acostumbrado a hacer el amor la noche del sábado, cambie a un domingo por la mañana. Experimenten con nuevas posiciones y actividades. Si nunca antes los han usado, utilicen juguetes sexuales y lencería sexy.

Sea romántico. Léanse poesía bajo un árbol o en una ladera. Sorpréndanse con flores incluso cuando no haya una ocasión especial para hacerlo. Planifiquen un día en el que sólo se queden en cama, conversen y disfruten su intimidad.

      La herramienta más importante a su disposición es su actitud ante la sexualidad. Si tiene buena información y un punto de vista positivo, debería ser capaz de mantener una vida sexual saludable durante muchos años más.

No subestimar el valor de abrazar a su pareja o de tomarse de las manos. Estas expresiones de afecto puede ayudarles a construir lazos físicos y emocionales más solidos.

Caminar junto a su pareja puede ser romántico y relajante; además, la actividad física puede ayudarles a mejorar su funcionamiento sexual.

No reviews have been left for this this report. Log in and leave a review of your own.