ALIVIE Y PREVENGA LOS DOLORES DE CABEZA

Los dolores de cabeza nos hacen sentir miserables de diversas maneras, desde una molestia generalizada y constante hasta un dolor palpitante y cegador. Casi todo el mundo tiene al menos uno de vez en cuando, pero lamentablemente algunos pocos sufren de un dolor de cabeza casi constante. Este informe explica en forma detallada los tipos más comunes de dolor de cabeza y las estrategias de tratamiento más eficaces para cada uno, e incluye varias técnicas de autoayuda y alternativas.

ALIVIE Y PREVENGA LOS DOLORES DE CABEZA Cover

Los dolores de cabeza son algo conocido por casi todos: en cualquier año dado, casi el 90% de los hombres y el 95% de las mujeres padece al menos uno. Este informe le ofrece información detallada sobre los tipos más comunes de dolor de cabeza y las estrategias de tratamiento más eficaces para cada uno. Por ejemplo, algunos relajantes musculares alivian el dolor y al mismo tiempo tratan el mecanismo subyacente del dolor de cabeza por tensión, mientras que los triptanes pueden parar las migrañas antes de que empeoren. Y gracias a los avances de la última década en la comprensión de las causas subyacentes del dolor de migraña, en los próximos años debería haber varios fármacos nuevos para aplacar estos dolores intensos. Este informe cubre la gama completa de técnicas de control del dolor, por ejemplo, estrategias preventivas como manejo del estrés, fisioterapia y ejercicio, conjuntamente con medicación. Otro aspecto de la prevención es aprender a reconocer y modificar los factores que pueden desencadenar los dolores, por ejemplo, reducir el estrés emocional, cambiar la dieta o dormir lo suficiente. Los avances en el manejo médico de los dolores de cabeza significan que el alivio no sólo es posible, sino probable.

SUPLEMENTO ESPECIAL: Cómo mitigar el dolor producido por la migraña

Preparado por los editores de Harvard Health Publications en colaboración con Egilius L.H. Speirings, M.D., Profesor Clínico Adjunto de Neurología en la Facultad de Medicina de Harvard. (2008)

Conceptos básicos del dolor de cabeza

¿Qué tipo de dolor de cabeza tiene usted?


Evalúe su dolor de cabeza

Cuándo consultar a su médico

La visita a la consulta médica

Exámenes de diagnóstico


Primeros pasos en el tratamiento

Medicamentos de venta directa

Trabaje con su médico


Cefalea tensional

Desencadenantes y agravantes

Alivio de la cefalea tensional

Prevención de la cefalea tensional


Migraña

Anatomía de un ataque

Cuándo se producen los ataques

¿Quién está en riesgo?

Desencadenantes de la migraña

Prevención de la migraña


Cómo mitigar el dolor producido por la migraña

Ergots: Primeros fármacos para la migraña

Triptanes: Los pilares actuales de la migraña

Otras opciones actuales

El futuro: nuevas metas, nuevos sistemas de administración de medicamentos


Dolor de cabeza diario crónico

Cefalea de rebote provocada por medicamentos

Alivio del dolor de cabeza diario crónico

 

Cefalea sinusal

Los senos son espacios llenos de aire ubicados sobre, entre y bajos los ojos, alrededor de la nariz. Tanto la nariz como los senos están revestidos con una delgada membrana que se inflama y produce mucosidades en respuesta a la irritación. Normalmente la mucosidad de los senos fluye a través de pequeños orificios, conocidos como ostia, que conectan los senos con los pasajes nasales.

La cefalea sinusal puede producirse en tres circunstancias: cuando la membrana interna se inflama, cuando se acumula fluido en los senos y no se puede drenar a través de la nariz o cuando la presión de los senos es menor que la presión atmosférica (a veces llamada presión barométrica porque se mide con un instrumento conocido como barómetro). Cualquiera que sea la causa, la cefalea sinusal con mayor frecuencia se siente en el centro de la cara, el puente de la nariz y las mejillas (vea Figura 8). También puede producirse detrás de los ojos y estar acompañada de una congestión nasal y goteo posnasal claro u opaco.

Cómo se desarrolla una cefalea sinusal

Cualquier afección que produzca inflamación en la nariz o las membranas sinusales puede estrechar o bloquear completamente las ostia, dando como resultado una cefalea sinusal.

La inflamación de la nariz y las membranas sinusales, conocidas como rinosinusitis, por lo general se desencadena por una alergia o infección. Con menor frecuencia, la rinosinusitis es causada por la exposición a humo de segunda mano, perfume u otra sustancia química inhalada.

Corrientemente, en particular cuando la inflamación es suficiente como para bloquear el drenaje desde los senos, las bacterias que viven en los senos aprovechan la situación produciendo una infección bacteriana (vea Figura 8). Una infección sinusal bacteriana no sólo causa dolor de cabeza, sino también produce un olor nauseabundo, descarga amarilla verdosa, liberada desde la parte posterior de la garganta, que puede dejar un mal sabor en la boca. Una infección bacteriana también puede causar fiebre, y en el peor de los casos, escalofríos y temblores incontrolables.

Asimismo la presión del aire dentro de los senos contribuye a la cefalea sinusal. Generalmente, la presión de aire dentro de los senos es la misma que la presión en la nariz y en el aire que lo rodea. Pero el bloqueo de la ostia puede originar una presión del aire inusualmente baja dentro de los senos, lo cual produce el dolor sinusal.

Alivio de la cefalea sinusal

El tratamiento de la cefalea sinusal depende de lo que la esté causando. En general, las cefaleas sinusales son causadas por alergias que producen la inflamación de la nariz y las membranas sinusales y, a veces, la obstrucción de las ostia. En tales casos, el mejor enfoque para el tratamiento es tomar una combinación de medicamentos de venta directa. Primero tome un antihistamínico para bloquear la acción de histamina (una sustancia liberada durante una reacción alérgica que puede causar producción de mucosidad). Luego tome guaifenesina, que adelgaza la mucosidad, de modo que se drene con mayor facilidad. Si no se dispone de ésta, intente con un descongestionante, que abre los pasos nasales y sinusales. Tales medicamentos, o un baño de vapor, por lo general harán efecto.

Si tiene goteo posnasal amarillo o verde, es posible que sufra de una infección bacteriana y es importante que se comunique con su médico. Necesitará un antibiótico y un descongestionante, pero no un antihistamínico, para tratar esta afección (los antihistamínicos secan las membranas de mucosidades y dificultan el drenaje. Si un descongestionante no ofrece suficiente alivio, consulte con su médico sobre un aerosol nasal esteroide). Para confirmar un diagnóstico, su médico podría pedirle ciertos exámenes, como una tomografía. Si desarrolla fiebre alta, dolor severo o escalofríos y temblores incontrolables, comuníquese con su médico de inmediato.

Prevención de la cefalea sinusal

Las personas con alergias parecen especialmente susceptibles a la cefalea sinusal. Para mantener controladas las alergias al polen, mantenga las ventanas cerradas en casa y en el automóvil en los días de alto recuento de polen. Los mejores métodos para tener estas alergias bajo control son los antihistamínicos o aerosoles nasales de corticosteroides. Existen varios antihistamínicos disponibles con venta directa, pero los corticosteroides requieren la receta de un médico. Algunos antihistamínicos (los de venta directa y con receta médica) pueden producir somnolencia, disminuir su tiempo de reacción y afectar su juicio. Los antihistamínicos más antiguos de "primera generación", que tienen mayor probabilidad de causar tales efectos incluyen clorfeniramina, difenhidramina clemastina y bromfeniramina. Los antihistamínicos más recientes de "segunda generación" tienen menos efectos secundarios -en particular somnolencia y sequedad nasal- que los más antiguos. Entre estos medicamentos "no sedantes" se incluyen loratadina, disponibles con venta directa, y fexofenadina, desloratadina y azelastina, todos disponibles con receta médica.

Sin embargo, tenga presente dos puntos: primero, si la somnolencia es un problema, es importante elegir sus medicamentos con cuidado. Algunos antihistamínicos de primera generación causan menos somnolencia que otros, mientras algunos de segunda generación que se promueven como no sedantes siguen produciendo somnolencia en algunas personas. Por ejemplo, aunque la clorfeniramina provoca somnolencia en alrededor de 10% de usuarios, es menos sedante que otros antihistamínicos más antiguos, como la difenhidramina o la clemastina.

El segundo punto que se debe tener presente es el costo. Los antihistamínicos más recientes son más costosos que los más antiguos. Para muchas personas, en particular para aquellas que buscan una opción que ahorre costos, una buena estrategia es probar primero uno de los antihistamínicos más antiguos. Si la somnolencia se convierte en un problema, siempre puede cambiar a un medicamento de segunda generación. Otra opción para ahorrar costos es tomar un antihistamínico más nuevo durante el día (cuando la somnolencia es un problema) y un medicamento más antiguo, como clorfeniramina, en la noche.

Normalmente la mucosidad de los senos fluye a los pasos nasales a través de pequeños orificios, conocidos como ostia. Pero estos orificios pueden bloquearse por causa de alergias, infecciones virales o algún otro motivo. Esta congestión puede originar una infección sinusal bacteriana, que con frecuencia está acompañada de descarga nasal amarilla o verde, un mal sabor en la boca y a veces, fiebre.

No reviews have been left for this this report. Log in and leave a review of your own.