QUÉ HACER CON LOS DOLORES DE ESPALDA

El tratamiento del dolor de espalda ha cambiado muchísimo. Los expertos ahora comprenden el papel central del ejercicio y la importancia de mantener una espalda sana. Este informe especial de salud, Dolor de espalda, le ayuda a entender por qué ocurre y cuáles tratamientos tienen más probabilidades de ayudar. Describe los diferentes tipos de problemas de espalda y los tratamientos personalizados con más probabilidades de aliviar trastornos específicos.

QUÉ HACER CON LOS DOLORES DE ESPALDA Cover

Strength and Power Training: A guide for older adults

Studies attest that strength training, as well as aerobic exercise, can help you manage and sometimes prevent conditions as varied as heart disease, diabetes, arthritis, and osteoporosis. It can also protect vitality, make everyday tasks more manageable, and help you maintain a healthy weight. This report answers your strength training questions and helps you develop a program that's right for you.

Learn More »

De los problemas de salud que no ponen la vida en peligro, el dolor de espalda es uno de los más comunes y  dolorosos. En los Estados Unidos, afecta a cuatro de cada cinco personas en algún momento de la vida. Y muchos deben tener cuidado para evitar recaídas. Pero en los últimos 15 años, el tratamiento del dolor de espalda ha cambiado  muchísimo. Los expertos ahora comprenden la enorme importancia que tiene el ejercicio como tratamiento y para mantener una espalda sana. También entienden mejor en qué casos es conveniente la cirugía y qué pacientes son buenos candidatos para el tratamiento quirúrgico.

Este informe describe los diferentes tipos de problemas de espalda y los tratamientos personalizados con más probabilidad de aliviar trastornos específicos. Hay una sección especial dedicada a las medidas de autoayuda que usted puede tomar para mejorar el estado de su espalda. También incluye información sobre diferentes tipos de ejercicios y terapias complementarias, como la quiropraxia, la acupuntura y los masajes, así como hábitos saludables y consejos para elegir un colchón.

Este informe fue preparado por los editores de Harvard Health Publications, en consulta con Jeffrey N. Katz, M.D., M.S., Profesor Adjunto de Medicina y Cirugía Ortopédica de la Facultad de Medicina de Harvard. (2008)

¿Quién desarrolla problemas de espalda?

Edad

Sexo

Antecedentes familiares

Características físicas y postura

Factores psicológicos

Otros factores

 

La anatomía de su espalda

Discos: amortiguadores de choque de la espalda

Una columna flexible y protectora

Ligamentos y músculos

Cola de caballo de raíces nerviosas

 

¿Por qué le duele la espalda?

Distensiones y contracturas musculares

Síndromes de compresión nerviosa

Situaciones de alerta roja

Otras causas de problemas de espalda

 

Diagnóstico del dolor lumbar

Evaluación física

Diagnósticos por imágenes y otras pruebas

 

Evaluando de sus opciones terapéuticas

Factores a tener en cuenta

 

¿Cómo sanar su espalda?

Primeros días: calor y frío

Reposo en cama limitado

Tracción

Ponerse en marcha: ejercicio

Terapias complementarias

Una mirada a su estilo de vida

 

Medicamentos para el dolor de espalda

Analgésicos de venta sin receta

Analgésicos con receta

Terapias de inyección

 

Cuando la cirugía es una opción

Cirugía para la patología discal

Cirugía para los aplastamientos vertebrales

Cirugía para la estenosis vertebral

Cirugías para otros problemas de espalda

 

Guías para la recuperación


Glosario


Recursos

Situaciones de alerta roja

Aunque los dolores de espalda secundarios a un síndrome de distensión y contractura, o las molestias secundarias a patologías discales y otros problemas de la espalda, pueden sobrevenir de forma aguda, no constituyen situaciones urgentes que exijan una actuación inmediata o puntual. Sin embargo, ciertos tipos de lumbalgia necesitan una asistencia médica en el momento oportuno. Dentro de esta categoría están la compresión nerviosa grave, denominada síndrome de la cola de caballo, lo que afecta los nervios de la vejiga y el recto; una infección; una fractura vertebral; o un tumor. Son causas inusuales de dolor de espalda, pero constituyen situaciones de alarma que exigen una actuación puntual, o inmediata en el caso del síndrome de la cola de caballo.

Consulte inmediatamente con un médico si manifiesta un problema de control intestinal o de la vejiga, entumecimiento en la zona inguinal o anal, o debilidad de las piernas. Estos síntomas son típicos de irritación nerviosa y podrían conducir a una lesión irreversible si no se tratan convenientemente (vea la Tabla 1).

 

Síndrome de la cola de caballo

En contadas ocasiones, cuando la hernia de disco es muy grande y se ven comprimidos varios nervios, puede trastornarse el funcionamiento de la vejiga y del intestino, dando lugar a una debilidad intensa de una o ambas piernas, e incluso a una "anestesia en silla de montar", en la cual está entumecida la zona anal y genital. Si usted presenta estos problemas, debería consultar inmediatamente con el médico para evitar la posibilidad de lesiones neurológicas graves. El síndrome de la cola de caballo puede precisar una cirugía urgente.

 

Infección

Una causa inusual de lumbalgia es una infección bacteriana que afecte a un disco (discitis), al hueso de una o más vértebras (osteomielitis) o a las carillas articulares (artritis infecciosa). Las bacterias pueden llegar a la columna desde varios focos a través del torrente sanguíneo. El origen puede estar en un forúnculo o en otra infección cutánea, en una infección urinaria, en un absceso dental o en una aguja hipodérmica no esterilizada. Usted tendrá más posibilidades de manifestar una infección vertebral si su resistencia está comprometida por una patología como una insuficiencia hepática, diabetes o sida, o por fármacos que interfieran con sus sistema inmunológico, como corticoesteroides o antineoplásicos.

El dolor de espalda debido a una infección vertebral suele ser intenso y sus síntomas pueden consistir en espasmos de los músculos de la espalda, fiebre y dolor a la palpación alrededor de las vértebras infectadas.

 

Fracturas vertebrales

Una caída o un impacto súbito que ejerza una presión extraordinaria sobre la columna pueden provocar fracturas vertebrales. Pueden aparecer también en personas con osteoporosis, incluso en ausencia de una lesión (vea "Osteoporosis", página 25). El dolor puede ser intenso y discapacitante, y suele localizarse en la zona de la vértebra lesionada.

Busque ayuda rápidamente si sospecha que ha sufrido una fractura vertebral. El tratamiento depende de la localización y de la naturaleza de la fractura; en la mayoría de los casos lo mejor es adoptar una actitud de espera y observación, pero en otros casos puede ser necesaria la cirugía.

 

Tumores

El cáncer vertebral es raro y afecta a menos de 1% de las personas con dolor de espalda. Sin embargo, cuando un tumor maligno, e incluso uno benigno, crece en la espalda, puede resultar bastante doloroso. La mayoría de los tumores vertebrales crece después de que se ha diseminado el cáncer (metástasis) desde el foco inicial en otras partes del cuerpo, como la mama, el pulmón o la próstata. Menos frecuentemente, los tumores se originan en tejidos de la columna (incluidos huesos y ligamentos), mientras que otros empiezan en la médula o en las raíces nerviosas.

Según su localización, un tumor vertebral puede parecerse, al menos por un tiempo, a casi cualquier otra causa de dolor de espalda, como las distensiones y las contracturas musculares, un problema discal o una fractura. Sin embargo, las molestias generadas por el tumor suelen ser constantes y progresivas. El reposo en cama, y otras medidas que proporcionan un alivio transitorio o parcial a personas con variantes habituales de dolor de espalda, no suelen ser útiles para el dolor tumoral.

El diagnóstico correcto del tumor suele demorarse con frecuencia dada la relativa infrecuencia de este tipo de tumores y de que sus síntomas pueden ser similares a los de otras molestias de la espalda.

 

Tabla 1 ¿Es esto una emergencia?

LLAME INMEDIATAMENTE A SU MÉDICO SI:

Manifiesta cualquiera de los síntomas de alerta roja siguientes con su dolor de espalda:

Cualquier problema de control vesical o intestinal.

Aletargamiento en la zona inguinal o anal.

Debilidad de las piernas

 

LLAME A SU MÉDICO CUANDO TENGA LA OPORTUNIDAD SI:

Las molestias de la espalda son lo suficientemente intensas que le impidan realizar sus actividades de la vida diaria y si su duración es mayor de 3 a 4 días.

 

PRUEBE CON TRATAMIENTO DOMICILIARIO SI:

Sus molestias de espalda llevan menos de 3 a 4 días y no se acompañan de los síntomas enumerados en el primer recuadro. 

 

No reviews have been left for this this report. Log in and leave a review of your own.